La Mania la otra faceta del Depresivo


La manía, que es denominada en términos psiquiátricos como hipertimia o síndrome maniforme, consiste en un cambio radical del estado de ánimo. La exaltación de las funciones mentales produce un comportamiento específico en la persona afectada; las emociones son más intensas, el pensamiento se acelera, disminuye la necesidad de dormir y aumentan las necesidades sexuales y de interrelación. Esta fase deviene un período muy agradable para el bipolar. Siente que se encuentra mejor que nunca y dicha sensación implica algunos peligros como, por ejemplo, dejar de tomarse la medicación. Citamos seguidamente una serie de síntomas propios de la euforia: – Sobrevaloración de las propias capacidades. La convicción de que todo es posible para ellos comporta a menudo actitudes temerarias que conllevan un peligro evidente. – Exaltación de las emociones. Puede suceder que el bipolar experimente un cierto enamoramiento, a veces hacia una persona desconocida, o bien hacia alguien que nunca elegiría en un estado de ánimo normal. Dicho enamoramiento suele desaparecer cuando llega la fase depresiva. – Promiscuidad sexual. El enfermo bipolar puede ser infiel a su pareja sin darse cuenta de las consecuencias emocionales. – Inicio de diversas empresas que muy a menudo son inviables. Se asocian para emprender unos negocios que son, en general, improductivos o nada rentables. Estas iniciativas suelen durar poco. – Cambio de prioridades: el interés que demuestran por una determinada cuestión desaparece fácilmente para dirigirse hacia otro objetivo. – Una constante actividad que puede ir acompañada de pérdida de peso. – Planificación continuada de encuentros con diferentes personas a una misma hora y en lugares diferentes. Ello se debe a la ilusión de sentirse capaces de estar en todas partes y llegar donde sea y cuando sea sin problema alguno. – Ideas que surgen a gran velocidad: experimenta una fluidez muy grande en el pensamiento. No obstante, ello no significa que las ideas sean siempre buenas ideas, La creencia de ser superior por el hecho de pensar más lúcidamente y a una mayor velocidad que los demás hace que la autocrítica desaparezca. – Compra compulsiva de artículos superfluos sin reparar en gastos. Generalmente, adquieren cosas que no usarán, o que usarán muy poco tiempo y pronto las dejarán de lado. De hecho, pueden observarse cambios cuando el afectado entra en la fase eufórica que se repiten. Por ejemplo, algunos familiares de bipolares han observado que cuando el enfermo entra en la manía cambia su marca de tabaco, su forma de vestir, cambia su alimentación, necesita escribir poesías o muestra un interés sorprendente por los cataclismos mundiales… Observar estos comportamientos ayuda a saber cuándo la persona bipolar está entrando en la fase de euforia. También cabe destacar la grandilocuencia y la megalomanía como aspectos que se presentan en esta fase de la enfermedad. Además de tener un gran concepto de sí mismo, el afectado cree a menudo que tiene una misión que cumplir y surgen ideas delirantes. Una idea delirante es aquella que choca con la lógica racional y es refutable con argumentos tangibles. En dicho estado, algunas personas llegan al estado delirante: pueden creer que poseen capacidades curativas, o que pueden solucionar conflictos mundiales sin problema. Convicciones como éstas pueden manifestarse aún con mayor fuerza según los casos: el individuo cree proceder de otro planeta, cree tener facultades sobrehumanas, que la televisión habla de ellos.  

  Existen casos en que las fugas de la realidad están revestidas de un gran contenido mesiánico y se consideran los enviados para salvar el mundo.

Estos delirios y alucinaciones se denominan síntomas psicóticos. En los casos de bipolares del tipo I se presentan en un 70 por ciento y ello dificulta un primer diagnóstico. A menudo se confunde con la esquizofrenia.

Otra característica de la fase eufórica es el cambio que el enfermo experimenta hacia su pareja, que parece no importarle, hacia su familia o sus hijos. Muestra una cierta aversión a todos ellos y también una manifiesta dejadez en el ámbito profesional. El trabajo no les importa nada.

Resumiendo, pues, la sintomatología de la fase maníaca más frecuente es la siguiente:

– Sentimientos de bienestar desproporcionados e injustificados.

– Delirios de grandeza.

– Dificultad de concentración.

– Sentimientos de ser invencible.

– Creencias no realistas sobre las propias posibilidades.

– Hiperactividad.

– Incapacidad para relajarse o permanecer inactivo.

– Irritabilidad extrema.

– Disminució del sueño (necesidad de dormir inferior a las tres horas).

– Pensamientos rápidos y acelerados.

– Falta de buen juicio.

– Abuso de drogas como el alcohol o el tabaco (entre otras).

– Sentimientos de euforia y de bienestar desproporcionados.

– Habla rápida y algunas veces de dificil comprensión.

– Incremento de los niveles de energía y de actividad.

– Grandiosidad y autoestima exagerada.

– Verborrea (hablar mucho más de lo habitual).

– Fuga de ideas o experiencia subjetiva de la aceleración del pensamiento.

– Distracción extrema hacia cosas irrelevantes.

– Agitación psicomotora evidente.

– Implicación en actividades de riesgo: gastar mucho dinero, actividad sexual descontrolada, inversiones económicas absurdas…

– Pensamientos recurrentes sobre la muerte y el suicidio.

La manía, por tanto, puede provocar un deterioro grave en el ámbito laboral, en las relaciones sociales y del entorno.

Después de una fase de euforia, llega la depresión. En este momento, la persona recuerda todo lo que ha hecho durante su estado eufórico. Ello genera sentimientos de culpa, o de ridículo que puede agravar la sintomatología propia del estado depresivo en el que ahora se encuentra.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s